Scroll to explore
ClickTap to break through
ClickTap to be fearless

The Provocateur #18: ¿Es malo para los negocios el botón de consentimiento de cookies?

Share

En un mundo en el que la privacidad es lo primero, el botón de consentimiento de cookies suele ser el primer punto de contacto del consumidor con su marca. Si todavía lo trata como una mera casilla de verificación de cumplimiento de datos, ya está perdiendo un valioso punto de contacto con el consumidor.

Además de un requisito legal y una obligación para capturar valiosos datos del consumidor a cambio del tiempo dedicado a su sitio web o aplicaciones, hacer clic o no en el botón de consentimiento de cookies es a menudo la primera acción que toman los usuarios dentro del ecosistema digital de una marca.

Este aparentemente pequeño paso es su primer saludo real; depende de nosotros hacerlo cálido y acogedor, o frío y rígido. Crear una experiencia que sea fiel a la marca no solo mejorará la experiencia de su audiencia, sino que también abordará las tasas de consentimiento decrecientes que inevitablemente está causando la mejorada legislación de privacidad.

Si quieres crear un botón de consentimiento brillante para tu marca, aquí hay algunas cosas simples que puedes hacer:

  1. Reconocer su lugar en el Consumer Journey: ¿Qué papel desempeña en la preparación, la acción y el compromiso de la marca?
  2. Tratarlo como un resumen creativo por derecho propio: diseño, color, texto…
  3. Aplicar las mejores prácticas de planificación de medios: frecuencia, segmentación, creatividad dinámica, optimización…
  4. No hablar como un abogado, hablar con la voz de la marca.
  5. Pensar de manera ética y legal: lo que es adecuado para tu público, no sólo lo que exige la ley.
  6. Lo más importante de todo es tener claro el intercambio de valor. ¿Qué les estamos dando a los consumidores que hace que su solicitud de datos sea justa y razonable?

Como ejemplo más práctico podemos poner el de un cliente reciente de Wavemaker, para el que aplicamos estas mejores prácticas consiguiendo un aumento en las tasas de consentimiento de +50%, e incluso llevó a los consumidores a twittear positivamente sobre la calidad de la experiencia que la marca había creado con el botón de consentimiento.

Os ofrecemos dos ejemplos contrastantes de dos mega-marcas. En primer lugar, una captura de pantalla de McDonalds, donde deja muy clara la elección de las cookies para los consumidores hambrientos con el título “Tus datos. Tu elección”, seguida de una explicación simple de para qué usan las cookies y dos botones amarillos igualmente brillantes para aceptar o rechazar, además de enlaces a sus políticas de privacidad y cookies. Burger King toma un tono completamente diferente, con un ‘cierre más estándar’, diciéndoles a los usuarios que si hacen clic en ‘aceptar todo’, están de acuerdo con su política de cookies, sin opción en pantalla para rechazar. La única forma de optar por no participar es haciendo clic en el enlace de la política de privacidad, desplácese por los términos y condiciones extensos y haciendo clic en otro enlace para rechazarlas.

La idea puede ser que, al no dar a las personas la opción de decir que no, simplemente harán clic en ‘aceptar’ y continuarán, sin molestarse en tomarse el tiempo y el esfuerzo para rastrear la opción de exclusión voluntaria. La visión alternativa es pensar que los usuarios apreciarán la claridad y la facilidad de dos opciones simples. ¡Solo el tiempo y los datos nos lo dirán!

El botón de consentimiento de cookies es una parte pequeña pero vital de la estrategia de consentimiento de datos de las marcas, a menudo la única parte que los consumidores ven y leen. (Varios estudios han encontrado que más del 90% de las personas aceptan los términos y condiciones sin leerlos).

No solo se está convirtiendo rápidamente en el primer punto de contacto de sus consumidores con su marca, en un mundo en el que la privacidad es lo primero, es la puerta de entrada a las buenas prácticas de datos, que en última instancia crea resultados comerciales positivos. Como saben todos los buenos comerciantes, el comercio minorista gana por los detalles.

Anna Hickey, Global Client President de Wavemaker

What's New

SHOW ME MORE